Eso que llamamos tiempo

Si ya no encuentro el sentido
a este mi mundo,
cómo vivir en él
sabiendo lo que significa
aquí el tiempo.

Tiempo,
consumido entre parpadeos
de vertiginoso movimiento.

Tiempo,
devorado,
aniquilado,
maltratado por imposiciones
y angustiosas acotaciones.

Tiempo,
consumido viendo imágenes triviales,
como se consume un cigarrillo
en el vacío de una casa
abarrotada de objetos,
sin ningún sentido.

Es el tiempo moderno
que se atreve acotando una muerte,
una despedida,
un duelo.
¿Acaso puede medir eso el tiempo?

Tiempo,
pues es solo una ilusión,
una vil invención,
un acabado momento.

Y ahora, busco tiempo
de estar mirando el fuego,
el mar,
el pasar del viento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad