Nací en Zaragoza y desde pequeña me sentí atraída por las Artes escénicas, el cine, la literatura o la pintura. Mis primeros pasos artísticos comenzaron en la habitación de mi infancia; lugar de juegos, descubrimientos, hallazgos que me parecían fascinantes, pesadillas, miedos, aventuras y cuentos de todo tipo. Con ocho años, inicié los estudios en el Conservatorio Profesional de Danza Clásica, y ahí sentí con especial énfasis la vergüenza, el miedo, el esfuerzo, la desidia, la alegría, el amor y la rabia. A los tres años, y después de unos cuantos relevés, pliés, rond de jambé, pierna arriba y pierna abajo, entre mi profesora y yo, decidimos que ese no era mi lugar. Así que me fui a pegar patadas a un balón de fútbol y a saltar muros tras la pelota. 

En Zaragoza estudié la carrera de Historia del Arte, que supuso para mí una apertura al conocimiento. Y aunque aquellos primeros años en la Universidad los recuerdo con gran entusiasmo y fascinación, al terminar la carrera me sentí muy perdida, y el teatro seguía en mi cabeza como una fuerte pulsión imposible de ignorar. Fue por eso, que decidí trasladarme a Madrid para estudiar Artes Escénicas. 

En Madrid realicé el Máster en Teatro y Artes Escénicas, de la Universidad Complutense. Creé el proyecto educativo de talleres Novilunio Creart y comencé mi formación artística en Teatro Físico y Gestual (pedagogía Jacques Lecoq) y Mimo, en la Escuela Internacional Nouveau Colombier. Fueron años de mucha intensidad, aprendizaje, dificultades, pasión y, sobre todo, mucha vida. También he completado mi formación con cursos en Danza Butoh, Acrobacia, Danza Teatro, Suzuki o Clown.

En 2018, junto a María Sánchez, nos lanzamos a la aventura y fundamos nuestra propia compañía Las Murphynas, creando el espectáculo «Un día de Gloria», que representamos en Madrid y en el Free Fringe de Edimburgo.

Creo que lo que siempre me ha movido ha sido una búsqueda de que hay algo más de lo que podemos ver con nuestros simples ojos. Una búsqueda del sentido de la vida, donde el Arte alimenta el espíritu, el alma, los sueños, la imaginación e invita a una reflexión crítica y profunda.

En las Artes y en la CREACIÓN uno se encuentra consigo mismo y con el otro, con sus dificultades y limitaciones, y tienen la capacidad de EXPRESAR emociones, pasiones, ideas, sentimientos y de transformar conciencias y sociedades. 

Actualmente, sigo mi aprendizaje vital en el Centro del Actor profundizando en textos clásicos y contemporáneos

Recorrido Artístico

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad